Único en el mundo" es la mejor forma de describir el jamón., una joya descrita por Rafa García en Lo Mejor de la Gastronomía como "el mejor producto gourmet de cualquier categoría". La única forma de imaginarse su sabor es probarlo.

El secreto de los jamones Manuel Luna comienza con la materia prima. La cabaña de cerdos ibéricos de Manuel Luna vive en libertad, en cientos de miles de hectáreas de dehesa extremeña, con acceso a su dieta natural de bellota. La curación del jamón se realiza en condiciones óptimas, en secaderos a 1.000 metros sobre el nivel del mar.  el salado y curado se hace de la forma tradicional, abriendo las ventanas en la sala natural de secado para regular la temperatura. Los jamones Gran Reserva D.O, al ser piezas con más grasa, infiltrada y exterior, necesitan poca sal para su curación pero un largo proceso de maduración. El lento afinado se realiza en bodegas subterráneas, con temperatura y humedad constante durante todo el año. Al igual que en los mejores vinos, la prolongada curación en la bodega natural permite el desarrollo de complejos y maravillosos aromas. Este proceso se realiza bajo el atento cuidado de la quinta generación de expertos jamoneros, una empresa artesanal en la que  gestiona los animales y la dehesa.

El resultado: un jamón de un color rojo intenso con numerosas infiltraciones de grasa veteada de color marfil brillante. Un sabor aromático, muy complejo, ligeramente dulce en el ataque, sorprendiendo la untuosidad de su grasa, que se funde en el paladar de forma sublime.

Producto natural, sin aditivos artificiales. No contiene gluten ni lactosa. Saludable para el corazón, con alto contenido en ácido oleico.